NADA

Rolando Lazarte

bookVeía el nombre de su novela en la tapa del libro y esto le recordaba un antiguo cuento suyo. Esto lo tranquilizó.

Todo era antiguo. Su afán y su oficio. No necesitaba nada más que una hoja. Sin personajes ni enriedo.

Un libro en el que la lectora o el lector serían los autores. ¿No es así, al final, que ocurre en realidad, cuando leemos un libro? Leerlo es escribirlo. Ya está escrito. Al leerlo lo sé.


Comenta aqui!