filosofía
La simplicidad
------------------------------------------
Elie Cohen-Gewerc, da Beit Berl College, Tel Aviv, febrero/2006


El otro dia un estudiante del tercer año me confiaba que el iba a completar sus estudios, que ya no soporta mas esa corrida para conseguir un empleo, para correr detras de la eterna descubierta en el banco... quiere salir de la pista antes de caer en la trampa. Se va a vivir lejos y en un lugar pequeño, y vivir una vida simple. Otra decidio de reencontrarse con sus raíces en un marco comunitario modesto y simple.

Es que cuando el futuro invade el presente a un ritmo cada vez mas infernal, pareceria que la vida se va haciendo complexa y complicada. En verdad, si observamos bien se puede descubrir que la vida no esta mas complexa que lo que era, lo que ocurre es que los moldes simples en aparencia en los cuales la vida quedaba confinada se han resquebrajado. La vida corre con todos sus componentes a la vista, vista que no siempre es capaz de de distinguir sus inombrables aspectos.

No nos sorprende entonces aquella tentación de huir hacia a la vida simple lejos de las corridas, del stress y del consumo frenetico.

Cierto, el consumo esta a su paroxismo entrenando cada vez mas gente a consumir en dominios cada vez mas amplios del deleite de los sentidos. La generalisación del hedonismo centrado todo en el dominio físico crea expectativas exigentes de bien estar que a veces despiertan tambien la aspiración mas profunda hacia la felicidad.

Consumir placeres cuyo impacto ha de ser cada vez mas fuerte para llenar el vacillo dejado por la vivencia anterior lleva el ser al camino agotador y sisifico que conocieron los personajes en el "Satiricon de Petrone. Comer para vomitar y vomitar para comer, que vacio!

En ese sentido, nuestra época se distingue del primer siglo de nuestra era por la estructura del mercado. Durante siglos el consumo, mas alla de lo necesario para sobrevivir, tocaba una proporcion mínima de la población; hoy los grandes imperios industriales sobreviven y prosperan gracias al gran numero de consumidores. El centro comercial como iglesia en el sentido original de la palabra, o sea centro de encuentro, centro donde palpita la existencia y donde el culto seria palpar las inombrables mercadurias y comprar, templo cuyo sacerdote no es otro que el director de marketing. El creyente de esta nueva religion se ve subjugado, de un lado por las inombrables necesidades que apenas surgidas se transforman en imprecindibles, y del otro, por el engranage infernal que consiste en consegir mas y mas dinero para cubrir ese consumo.

Engrenage infernal del cual uno puede estrellarse a cada momento. Tantos son los que se quedan excluidos brutalmente de la corrida, y hasta de sus hogares. Que angustia?

No sorprende entonces de ver surgir otra necesidad: la necesidad de escapar a esa angustia. Ycuando hay demanda, surge la oferta.

Es así que uno puede consumir – muchas veces en el mismo shopping, templo polivalente del ser de hoy- cursos y talleres sobre kabbala, esoterismo, vida consciente y tambien simplicidad.
Sera que se esta redescubriendo lo que decia ya Socrates cuando pasaba por el mercado de Atenas "tantas cosas que no preciso". Se trata de la misma simplicidad?

Que significa huir del engrenage, reducir significadamente el volumen de consumo, redescubrir las alegrias simples y accesibles. Eso no seria acaso huir de la vida, llevar anteojeras? Porque no es lo mismo ser simplista y ser simple.

La simplicidad

La simplicidad no es una formula ready made de vida con sus preceptos, sus monitores, sus tabus y sus sanciones. La simplicidad es una vision de la vida. Para entender mas afondo esta cuestion seria interasante de trazar el perfil del ser simplista en comparación del ser simple.
 

El ser simplista.

Ser simplista es un punto de partida a priori que pretende perpetuar una forma de vida pre-establecida y que mira mas hacia el pasado.

• El ser simplista vive dentro de lineas demarcadoras groseras y muy visibles que no dejan lugar a las zonas de transicion y de complexidad. Su evaluacion conoce unicamente dos calificativos totalmente opuestos. Asi es tambien el mundo dividido en zonas legítimas y prohibidas. Su vision considera lo aparente y por tanto lo superficial.

• Confinado en una orbita parcial ese ser suele ignorar todo lo que no entra en sus esquemas. Eso seria como un exilio voluntario lejos de una parte substancial del palpite vital. Se trata claro de un exilio contrario del exilio clasico. El ser esta lejos y cortado de los dominios desconocidos por el, o sea exilado en zona conocida de todo lo que poderia conocer. Exilio del nacionalista estrecho alienado en su propia patria de todo el universo potencial, de su ser verdadero.

• Pero considerar la vida con una mirada simplista no reduce para nada su complexidad, complexidad que amenaza de abrir brechas en los conceptos momificados. La vitalidad profunda se infiltra por todos los lados tal las raíses de un arbol, y sobre todo por via de la generaciones muevas, verdadero talon de Achille de toda sociedad.

• El ser simplista no es el autor de su vision, y por lo tanto no es dueño de su mente. Eso significa que frente a los cambios de todo tipo que llegan hasta el, sigue pasivamente en las manos de la inercia ambiental la cual acaba por llevarlo hacia normas ajenas a los conceptos de base y a veces en contradiccion a ellos. Es que en realidad, el simplista no cambia, es cambiado.

• En una palabra una vision simplista, lejos de simplificar la vida no hace mas que reducirla en un esfuerzo patético de crear un mundo a parte dentro del mundo, mundo impotente frente a los influjos de la vitalidad universal.

El ser simple

Ser simple es el resultado de un largo camino en el cual uno aprende a disinguir, dentro de las inombrables manifestaciones, lo que es esencial, o sea lo que es simple.

• El ser simple vive en un mundo sin separatismos, segregaciones ni omisiones prestablecidas. Su evaluacion es prudente y toma en cuenta los matices, los procesos y la complexidad de todo lo que toca a lo humano. Su criterio trata de distinguir en que medida una cosa dignifica la vida o la envilece. Para eso su vision va mas alla que las aparencias.

• Seguro de su discernimiento y en busca constante de nuevos elementos y facetas dentro de la manifestacion vital, anda hacia to lo que existe sin patrones formales preestablecidos. Sin negar su punto de partida trata de sentirse a gusto en todo ambito humano. Centrado en su ser intímo, se empeña a "reconocer lo humano hasta dentro de lo inhu,qno" (J. Rostand), y nada ni nadie puede sacarlo en exilio.

• El ser simple siente el palpite de vida y sabe que todo esta en proceso de cambios incesantes inclusive los propios conceptos. Consciente de su capacidad de discernir deja la vida expresarse naturalmente, escucha con toda atencion, no solo sus gritos sino que tambien sus murmullos.

• Su vision todavia en desarollo es el resultado de su propio esfuerzo y los conceptos que residen en su mente responden a su propio govierno. Presente en todo lo que observa, escucha, elabora, el solo decide y realiza su propio cambia en virtud de los elementos nuevos que supo extraer de la vida vivida.

• El ser que ha adquerido la simplicidad no desgata energias vanas en esa reduccion patetica de la vida que bate a las puertas cerradas de las mentes simplistas. Al contrario, recibe con toda la serenidad que le otorga la potencia de su conciencia todo los influjos de la vitalidad universal.

La diferencia entre lo simplista y lo simple no es algo cantitavo sino que toca a lo esencial.

El ser simplista quisiera, como el niño de 3 años, que la vida se presente como un rompecabeza donde hay pocas piezas y de tamaño lo mas grande posible. Se siente comodo cuando la zona de luz esta sparada de la oscuridad por una linea nitida, que la mentira este en las antipodas de la verdad, que el culpable lo sea cien por cien que no se formen zonas indefinidas! Su inseguridad o sea su inestabilidad interior le lleva a agararse a todo lo que parece fijo fuera de el. Su afan de simplicidad es una huida en busca de un refugio donde encuentra-por un tiempo-lo necesario para sobrevivir, lo que significa una huida del vivir. Eso es tambien y sobretodo un afan de facilidad creyendo poder llegar sin tener que caminar, o como lo canta Geoges Brassens volver de donde jamas ha ido.

Adquerir la simplicidad exige libertad, valor y empeño. Libertad para conciderar todo gracias a sus propias facultades de escuchar, observar, discernir y pensar; valor para actuar en virtud de su vision mismo cuando no esta en harmonia con la de los demas; empeño para poder perseverar en ese labor inmenso de dicernimiento entre lo pereno y lo efemero, entre lo esencial y lo circonstancial.

La huida del simplista lejos de los grandes centros, hacia aldeas cuanto mas pequeñas y alejadas con la espera de que los trastornos y los desvios metropolitanos no llegen hasta su refugio es una huida patetica y vana que lo unico que puede conseguir es la reduccion de la vida. Basar su propia seguridad en circunstancias externas es entregarse al juego del azar.

La simplicidad fuerte y sensible a todos los matices de la existencia es sentirse comodo y seguro de si-mismo en cualquier circonstancia, en cualquier lugar –en el centro de Manhattan como en alguna aldea en los Andes-. La vida del ser no se mide en tamaño de su residencia. "la dimensión de la vida, o mejor aún, la dimensión de la existencia se mide por la dimensión de los conocimientos." (Gonzalez-Pecotche)

Sin despreciar ese impulso por una vida menos estresante, mas consistente y mas serena, tenemos el deber de advertir que no se transcende la prostracion del consumo inconsciente por otro tipo de consumo inconsciente.

Darse cuenta que de las manipulaciones de los magos del marqueting y de mi propia inercia, puede ser una oportunidad oferecida por mi entendimiento no para huir las potencias oscuras del mercado sino para enfrentar mi propia debilidad, o sea la povresa de mi propia consciencia.

Un desafio que me invita no a huir hacia un refugio capaz de darme, eventualmente, una calma provisoria y frágil, el objetivo es transformar mi ser interno en fortaleza abierta y mi vision serena en simplicidad rica y creativa.

------------------------------------------
© Elie Cohen-Gewerc, Beit Berl College, Tel Aviv.

Filosofia | Busca no site | Café da Manhã | Principal.—.Consciência.Net


Publicidade

.